Tu unica fuente de noticias del Boxeo



Clasificaciones | Calendario | Archivo | Enlaces | Resultados | Foro | Newsletter
 

www.notifight.com 
 
 Notiflash
 
 Resultado
 
 Reporte
 
 Comunicado
 
 Exclusivo
 
 Pesaje
 
 Redactor
 Editor
 Brignone
 Especial
 Cota
 DeCastro
 Invitado
 
 Entrevista
 
 Fotografía
 
 Video
 
 Prensa Internacional
 
 AMM
 
 MuayThai
 
 Boxeo Femenino
 
 WBCLatino.com
 
 PRBBP.com
 
 JoanGuzman.com
 
 AllStarBoxingInc.com
 
 RizzoBoxing.com
 
 SampsonBoxing.com
 
 NicaFight
Archivo




Redactor : Invitado : Last Updated: Mar 12, 2012 - 8:56:53 PM


¡El Cholo Espada no pudo con Pipino Cuevas!
Por Chon Romero, romero@notifight.com
Jan 23, 2007 - 9:25:00 AM

Email this article
 Printer friendly page

   

 

JOSÉ «PIPINO» CUEVAS ARRASÓ CON VENDAVAL INSOPORTABLE DE GOLPES A ÁNGEL «CHOLO» ESPADA, PARA ENVÍARLO DE PUERTO RICO A LOS ÁNGELES Y VICEVERSA DISPUTANDO LA CORONA DE LOS PESOS WÉLTER

 

«El Cholo» Espada, mostró sus garras de campeón y valor puertorriqueño, con la adversidad del huracán nombrado «Pipino», que con ráfagas de cien millas por hora, lo venció en tres oportunidades por la vía más convincente, enviándolo de tramo a otro con respuestas idénticas

 

Ángel Luis Espada, tomó biberón por vez primera el 2 de febrero de 1948 en Salinas, Puerto Rico. De aficionado no se sabe de sus primeros trayectos de boxeador. Debutó en el boxeo pagado el 11 de marzo de 1966 en San Juan, Puerto Rico, perdiendo en 6 asaltos contra Josue Márquez.

 

En sus dos primeros años todo fue negativo para Espada, de 7 peleas perdió 2, empató 4 y ganó 1. Después de diez años de estar combatiendo con boxeadores convencionales, y logrando victorias sobre Darío Hidalgo y Armando Muñiz, obtuvo oportunidad campeonil el 28 de junio de 1975 en San Juan, Puerto Rico, imponiéndose en quince tórridos asaltos a Clyde Gray, para adueñarse del cetro de los pesos wélter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

 

Lo expuso en dos oportunidades, la primera contra Johnny Gant y después creció la rivalidad de enfrentarlo al primer retador el mexicano José «Pipino» Cuevas.

 

José «Pipino» Cuevas, nació el 27 de diciembre de 1957 en Santo Tomis, México. De su recorrido de aficionado nada se sabe, que es uno de los grandes problemas de los boxeadores latinoamericanos. Invadió el boxeo profesional el 14 de noviembre de 1971 en la ciudad de México contra Al Castro con  quien perdió por nocaut en dos capítulos.

 

Cuevas, al igual que Espada, perdió su pelea de estreno profesional y sus dos primeros años en el boxeo pagado no significaron nada para su futuro pugilístico, perdiendo 4 de doce combates.

 

 El 27 de septiembre de 1975 noqueó en diez capítulos a José Palacios, para ganar el cetro de los pesos wélter de México y lo expuso una sola vez, eliminando en el primer asalto a Rafael Piamonte y después abandonar el título para emprender campaña internacional, perdiendo en Los Ángeles, California, contra Andy Price, el 2 de junio de 1976.

 

cuevas2.jpg

 

 Fue entonces que sus asesores reclamaron el derecho de oportunidad campeonil, siendo  primer retador de los pesos wélter del mundo en la lista oficial de la Asociación Mundial de Boxeo, la pelea se celebró el 17 de julio de 1976 en la Arena de Toros de México,  para despachar Cuevas a Espada en sólo 2 capítulos por la vía del nocaut y adueñarse del monarcado de las 147 libras.

 

El combate por la corona de los pesos wélter de la AMB, y revancha entre el campeón José  «Pipino» Cuevas y el retador Ángel Espada, se pactó para el 19 de noviembre de 1977 en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan, Puerto Rico, por el promotor Manuel López

 

El ex campeón del mundo de las 147 libras, Ángel «Cholo» Espada, venía de período boxístico de satisfacción después de perder la corona mundial wélter contra «Pipino» Cuevas en noche que jamás quiso recordar al ser despachado en sólo 2 asaltos.

 

Noqueó en 4 episodios a Agustín Estrada en Bayamón, Puerto Rico,

 el 10 de septiembre de 1976. El 21 de mayo de 1977 en San Juan, eliminó a John Morgan en 2 episodios. El 27 de agosto combatió diez asaltos contra Ray Hammond, en combate de preparación, para hacerle frente al bravo mexicano «Pipino» Cuevas, por segunda vez, con la ventaja de disputar el cetro wélter en su tierra natal.

 

El ex campeón Ángel «Cholo» Espada llegó al Coliseo Roberto Clemente de San Juan, Puerto Rico, con foja de 39 triunfos, de los cuales obtuvo 25 por la vía rápida, 7 reveses y 5 empate. El campeón wélter del mundo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), «Pipino» Cuevas, lo hizo con palmarés de 20 triunfos y de estos 13 por la vía más convincente, y 6 derrotas, sólo había recorrido 26 combates profesionales y además venía de exponer el cetro en 3 oportunidades, derrotando por nocaut a Shoji Tsujimoto, Miguel Ángel Campanino y Clyde Gray. Solo necesitó diez asaltos para vencer a los tres.

 

El anunciador oficial presentó a los protagonistas el puertorriqueño Ángel Espada con calzón negro con cinturón y franjas blancas con botas negras. El mexicano José «Pipino» Cuevas con pantaloncillo mostaza con botas negras y se designó al árbitro venezolano Jesús Celis para ser responsable del combate campeonil, que después de recordarles los reglamentos para peleas de campeonatos y habérselos leído en sus respectivo aposento de espera, lo dirigió a sus esquinas respectivas a que esperaran el primer campanazo para dar inicio al combate.

 

cuevas888.jpg

 

El primer llamado fue exigido por el árbitro y de inmediato el campeón wélter del mundo José «Pipino» Cuevas mostró lo que siempre fue en los cuadriláteros: resistente, de respetable "punch", y carácter dominante. Jamás poseyó técnica, ni defensiva, su teoría fue lanzar golpes sin cesar con ritmo, sin tregua y belicoso como pocos en los cuadriláteros. Su rival Ángel «Cholo» Espada fue de estilo más técnico pero, de resistencia física menor que fue lo que marcó la diferencia entre ambos.

 

Cuevas, de inmediato fue al ataque sin consideraciones ni frenos de especulaciones por estar disputando el cetro de las 147 libras en Puerto Rico, tierra natal de Espada, se entregó a lo suyo avasallar a su rival y de inmediato puso en práctica su arma predilecta el gancho de izquierda, que lo lanzaba hasta tres veces seguidos, muchos se perdieron en el vacío y otros se enterraron en la humanidad del puertorriqueño, que pocos golpes conectó en el primer asalto, buscando fórmula de cómo detener al fogoso púgil azteca, de quien sabía se tiene que dar a respetar temprano en el combate o de lo contrario los vaticinios son a corto plazo. Capítulo que califiqué a favor del campeón Cuevas.

 

En el segundo asalto «Pipino» Cuevas salió de su rincón como tigre de tras del retador puertorriqueño Ángel Espada sin reservaciones, ni precauciones. Primero, lo conocía, fue el hombre de quien extrajo la corona mundial de los pesos wélter, eliminándolo en dos episodios en México.

 

Cuevas lanzando sus temibles ganchos de izquierdas, para abanicar con la derecha y recibir derechazo seco de parte de Espada, que de inmediato recibió el famoso gancho certero de izquierda de Cuevas en la punta del mentón, para lanzarlo al tapiz y recibir la cuenta de ocho segundos.

 

Al reiniciarse el combate «Pipino» Cuevas enfurecido le presentó vendaval de trompadas, y al puertorriqueño no le quedó otra decisión que entregarse al combate de Tú a Tú, donde recibió duros golpes, por ser la especialidad de planeamiento pugilístico del mexicano, sin dejar de reconocer el valor viril de Ángel «Cholo» Espada, que también se sobrepuso a la caída y contestó la furia del campeón wélter del mundo. Asalto que califiqué a favor del campeón José «Pipino» Cuevas 10-8, por la caída sufrida del retador Espada.

 

En el estadio Roberto Clemente los asistentes por ver el furor del mexicano intuían otra derrota desastrosa para su compatricio «Cholo» Espada.

 

El llamado para el tercer asalto el retador Ángel Espada se notó más animado, moviéndose alrededor de José «Pipino» Cuevas, que buscaba al puertorriqueño con sólidos golpes con ambas manos y Espadas con esporádicas ráfagas de rectos, ganchos y cruce de derechas, para recibir de contestación repeticiones de gancho de izquierdas, por ser Cuevas de diestra zurdo de nacimiento, y fue otra de las razones que confundían al técnico Ángel Espada , por ser de guardia derecha y no son todos los boxeadores que saben combatir contra los izquierdos que son muchos menos en esta disciplina deportiva. El episodio terminó en pleno intercambio de golpes al rostro por ambos púgiles. Otro capítulo que apunté a favor del campeón José «Pipino» Cuevas.

 

cuevas45.jpg

 

En el rincón del campeón su entrenador Lupe Sánchez le decía: «Síguelo importunándolo, él no soportará el ritmo y volveremos a vencerlo por la misma vía anterior».

 

En el cuarto episodio el panorama seguía desencantado para los asistentes al Coliseo Roberto Clemente en San Juan, Puerto Rico. Cuevas, seguía imponiendo su estilo impetuoso, fallando sus lances rápidos «Cholo» Espada, para no enfrascarse en intercambios de golpes con Cuevas, que es lo que perseguía en cada exposición por ser su estilo natural.

 

El campeón detrás de su retador y Espada no se detenía a presentarle combate franco por saber que estaba frente a barril de pólvora, que podría explotar en cualquier momento. Cuevas con dos ganchos durísimo, para ser advertido con latigazos de derechas por el puertorriqueño, para terminar otro episodio a favor del mexicano.

 

En el cantón del retador Espada, su entrenador Nicky Acosta le aconsejó: «Tienes que ser paciente y tolerante con este hombre. Tienes que combatirle inteligentemente, es muy fuerte pero puedes derrotarlo imponiendo mejor técnica».

 

El quinto episodio los dos lo respondieron motivados. Ángel Espada moviéndose y Cuevas buscándolo con quimera de definición, pero fue sorprendido por durísima combinación de tres golpes de Espada, para recibir de contestación furia de golpes del campeón mexicano que sometió al puertorriqueño a castigo bárbaro de espaldas a las sogas y al salirse de la zona de fuego Espada clavó duro izquierdazo seguido de sólido derechazo, respondiendo «Pipino» con respetable gancho de izquierda y el «Cholo» Espada animado se le fue encima contestando con vigorizados golpes que puso a su gente de pie en el Coliseo Roberto Clemente, por primera vez, con la esperanza de poder cambiar el rumbo de la furiosa rivalidad y terminar el asalto cruzando duros derechazos al rostro. Capítulo que también califiqué a favor del campeón «Pipino» Cuevas.

 

El llamado para el sexto asalto el público en el Coliseo permanecía de pie, tratando de ver diferente episodio con la muestra de poder boxístico y valor expuesto por el puertorriqueño en el capítulo anterior.

 

Cuevas, como siempre salió de su rincón buscando la rivalidad de igual a igual y recibió fulminante izquierdazo acusando recibo del impacto, para volver a cruzar el mismo golpe los dos, y el puertorriqueño volvió a estrellar sólida derecha, que repitió Cuevas, y Espada más técnico, confundió por momentos al campeón, para conectar claras combinaciones, que quiso responder «Pipino» y falló, para recibir una vez pesada derecha de Espada y el mexicano devolvió certeros impactos, los cuales contestó Espada con combinación de cuatro golpes. Asalto que apunté a favor de Ángel Espada.

 

En la esquina del retador Ángel Espada sus asesores le dijeron: «Viste que tu puedes, sigue aplicando técnica y tus mejores golpes y verás que nos alzamos con el triunfo».

 

Para la salida a cumplir con el séptimo asalto, en el coliseo Roberto Clemente, la entereza volvió a los asistentes, porque el puertorriqueño mostró sus garras y coraje ante el huracán nombrado «Pipino» Cuevas.

 

 Ángel Espada, salió inspirado con sólida combinación de izquierda y derecha al mentón del mexicano, para recibir un ciclón de golpes de Cuevas y salir cortado Espada del pómulo izquierdo, y el árbitro Jesús Celis lo condujo al doctor de la Comisión de Boxeo, que dio el aval para la continuación del pleito boxístico.

 

Al reiniciarse el combate «Pipino» volvió a sembrar duros golpes y estacionó en las cuerdas al retador Espada, que recibió alarmante castigo, descargando metrallas, para recibir reacción fuerte de Espada que clavó sólidos derechazos y volver a golpear al campeón con brillantes combinaciones y al separarse soltó poderoso gancho de izquierda que volvió a poner a los asistente al Coliseo Roberto Clemente de pie y henchidos gritaban: «Ya lo tenemos Espada, ya lo tenemos, acábalo».

 

Espada activo y efectivo cambió golpes con el mexicano sacando ventaja pasando y conectando golpes, para merecer el dominio de este asalto. Episodio que anoté a favor del puertorriqueño Ángel Espada.

 

Para el inicio del noveno acto el Coliseo Roberto Clemente de San Juan, Puerto Rico, no se entendía, el escepticismo, se desvanecía con la pujanza de Ángel Espada en los asaltos finales. La izquierda nítida de Espada al rostro de Cuevas que falló con su gancho predilecto de izquierda, para volver a llegar encendido el gancho de izquierda del retador, luciendo ambos muy exhausto pero más el puertorriqueño.

 

cuevas46.jpg

 

Los dos se golpeaban fuerte a las zonas hepáticas, para separarse «Cholo» Espada, con combinaciones variadas de golpes, que terminó anclando gancho  letal en toda la punta del mentón del campeón cuevas, el que respondió con la misma intensidad, para recibir derechazo del puertorriqueño y responder Cuevas con lluvia de golpes de advertencia, persiguiendo a Espada y fallando temible derechazo, para recibir impactante izquierdazo de Espada y surgir alarmante intercambio vibrante de ganchos y rectos por ambos boxeadores. Otro capítulo que califiqué a favor de Ángel Espada.

 

En la esquina del campeón su entrenador Lupe Sánchez le indicó: «Tienes que atropellar a este hombre que está muy cansado, acabemos con él y terminemos con esta pelea». Los puertorriqueños asistentes gritaban unísonos: “Castígalo en la caja de las lombrices”. Argumentando punición en las zonas medias.

 

El llamado para el décimo episodio se caracterizó por la salida agresiva del campeón obedeciendo las palabras de su entrenador y manager. «Pipino» persiguió a Espada, con lances de ganchos seguidos, para ser sorprendido por furioso impacto de derecha de Espada, y continuar Cuevas acosando al puertorriqueño, que volvió a sembrar dos golpes de rectos de derecha , para cruzarse derechazos y volver «Pipino» a la carga, y recibir otro izquierdazo de Espada, que pagó caro el arranque de este asalto, recibiendo implacable e ineludibles golpes del campeón del mundo, que en las postrimerías del episodio lo estacionó una vez más en las cuerdas, para clavar sus ganchos y derechazos a su antojo, sorprendiéndolo la campana en pleno afán. Episodio que otorgué al campeón José «Pipino» Cuevas.

 

El episodio decimoprimero, lo respondió Cuevas sangrando por las fosas nasales y la mandíbula de Espada muy inflamada en la parte izquierda previéndose fractura. La pelea continuó ambos golpeándose esporádicamente muy desleído, pero siempre el temple del campeón buscando a su oponente para definir el combate, con los lances acostumbrados de ganchos de su diestra izquierda y el puertorriqueño respondiendo sin mucho poder, para terminar asalto donde ya se podría ver los efectos de los golpes, que se reflejaban más en el rostro de Ángel Espada, que continuaba combatiendo por instintos, debido a que el huracán, llamado «Pipino» Cuevas, no cesó sus ráfagas de golpes, más de setenta por cada tres minutos. Asalto que favorecí al campeón Cuevas.

 

En el minuto de descanso el doctor de la Comisión de Boxeo de Puerto Rico y los asesores del ex campeón Ángel «Cholo» Espada, determinaron detener el combate anticipando fractura de la mandíbula del puertorriqueño, que cada vez se le hinchaba más. Al conocer la decisión de no poder continuar en el decimosegundo asalto Espada desmotivado lo embargó el llanto y se lanzó al tapiz, donde tuvo que rescatarlo su amigo y entonces campeón superpluma del mudo Alfredo Escalera.

 

La contundencia, juventud e ímpetu del campeón José «Pipino» Cuevas, fue clave del triunfo por nocaut técnico en el decimosegundo capítulo. El puertorriqueño dejó de manifiesto su coraje y garras de boxeador, batiéndose palmo a palmo con uno de los temibles campeones de aquellos años, con quien combatió en tres ocasiones perdiendo todas por la vía más convincente.

 

La tercera confrontación por la corona de los pesos wélter del mundo entre Pipino Cuevas y Ángel Espada, se celebró en Los Ángeles, California el 8 de diciembre de 1979 donde también cayó por la vía del nocaut en diez episodios el puertorriqueño, ofreciendo otro espectáculo intrépido y de escepticismo como el que se vivió en su segunda pendencia en San Juan, Puerto Rico.

 

cuevas6.jpg

 

Posdata- Los dos, José Pipino Cuevas y Ángel Espada, gozan de buena salud y se desenvuelven normalmente compartiendo vida conyugal en feliz unión familiar. Lógico Cuevas en su querido México y Espada en Puerto Rico.

 

…¡Incorporemos al Boxeo!…

El autor es Editor de la Revista Guantes y analista boxístico de HBO en Español. Además, crítico, defensor, narrador de más de mil combates campeoniles, escritor e historiador de boxeo.

Fotos: Guantes Magazine y Archivo Notifight.com

Preguntas, Comentarios, Opinión: romero@notifight.com

Las Opiniones expresadas en esta nota son exclusivas del autor y en ninguna forma representan necesariamente la posición de NotiFight.com o NotiBoxeo.org


© Copyright by Notifight.com

Top of Page


www.notifight.com
Mayweather concentrado en Maidana
Gallo Estrada luce en Puerto Peñasco
Asiáticos arriban amenazantes a México
Bryant-Saunders HOY en Bethlehem
Ya le realizaron antidoping a Felino Jones
Confirman Alvarado-Juárez el 26/5
Guerreros en la Costa a la balanza
Huertas y Aguilar a pesarse
Noticias del 24 de abril de 2014
Dominick exige chocar con Barão
González presenta defensa en Acapulo
Khabib Nurmagomedov raya el cuadro
Romero
La revolución de los monarcas de peso wélter
¿Tendrá química el agarrón Pacquiao-De la Hoya?
Roy Jones Jr. puede eclipsar a Joe Calzaghe
Ensalada de Guantes con Punición
Los cetros dominan el juicio de la afición
En el boxeo actual no hay mejor libra por libra
¿Podrá Quintana repetir triunfo sobre Williams?
Activistas agraden por la muerte de Cho Hi
¿Qué opina usted: Miguel Cotto o Margarito?
Solo un milagro llevará a Oscar al triunfo
Ibeabuchi y Tua no cumplieron su misión
Única trilogía celebrada en diferentes pesos